Fábula de Polifemo y Galatea

[…] La fugitiva Ninfa en tanto, donde 
hurta un laurel su tronco al Sol ardiente, 
tantos jazmines cuanta yerba esconde 
la nieve de sus miembros da una fuente. 
Dulce se queja, dulce le responde 
un ruiseñor a otro, y dulcemente 
al sueño da sus ojos la armonía, 
por no abrasar con tres soles el día.

Salamandria del Sol, vestido estrellas, 
latiendo el Can del cielo estaba, cuando 
—polvo el cabello, húmidas centellas, 
si no ardientes aljófares, sudando— 
llegó Acis, y de ambas luces bellas 
dulce occidente viendo al sueño blando, 
su boca dio, y sus ojos, cuanto pudo, 
al sonoro cristal, al cristal mudo.

Luis de Góngora (1612)

Post Info
Notes: 13
  1. strangeandcomplex a reblogué ce billet depuis ilogicsequence
  2. ilogicsequence a publié ce billet